Actualidad
Pabellón FCEx

El CePraee donó 12 toneladas de televisores y monitores

10/07/2018 - 16:33

El pasado 2 de julio, integrantes del programa de Reutilización Eficiente de Hardware Tecnológicamente Obsoleto (REHTO) de la Facultad de Ciencias Exactas, en conjunto con personal de la Dirección de Medio Ambiente y de la Dirección de Vialidad del Municipio de Tandil, trabajaron en el envío de artefactos eléctricos y electrónicos descartados que no pueden ser procesados por el Centro de Pretratamiento de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (CePRAEE) de nuestra ciudad.

Un camión y un chasis fueron empleados para el envío de 444 televisores y 77 monitores, que completaron un total de 12 toneladas, para su desguace en la Fundación Compañía Social Equidad, ubicada en San Justo, provincia de Buenos Aires. La entidad se encarga principalmente de recibir computadoras en desuso provenientes de empresas, particulares y organismos del Estado, para su reciclado y donación a organizaciones, comedores y escuelas.

El vínculo con esta ONG fue establecido gracias a la intervención de la agrupación Savia Joven, dependiente de la Cámara Empresaria Tandil.

 

El trabajo diario en el CePRAEE

Se reciben, en promedio, 100 kilos de rezagos electrónicos por día en las instalaciones del CePRAEE, que funciona en la estación centro de Punto Limpio. Ello obliga el envío de estos artefactos dos veces al año. La reducción de la vida útil de los aparatos, incentivada por la misma industria tecnológica, la baja responsabilidad que el productor tiene para tratar estos aparatos luego de su venta, y el ascenso constante del consumo, ocasionan grandes cantidades de residuos. Mientras los componentes eléctricos y electrónicos están en funcionamiento dentro de los equipos, no presentan riesgos para la salud ni afectan al medio ambiente. El problema se origina cuando su vida útil termina y se disponen de manera incorrecta, y ocasionan grandes impactos en el ambiente.

Es por ello que este tipo de iniciativas se presentan como una forma de dar respuesta a la problemática, con un objetivo que, a primera vista, permitiría la recuperación de aparatos electrónicos para donar a instituciones que los requieran. Sin embargo, su objetivo más profundo engloba la educación ambiental, la capacitación profesional y la minimización de impactos ambientales.